domingo, 19 de mayo de 2013

Capítulo 2.


-Dile que sí, ____. – Hel se inclinó hacia mi oído y me susurró eso.
-¿Estás loca? Jones me mata como se entere de esto.
-¡¿Qué se va a enterar?! – Exclamó. – Mírale, por Dios. Si hubiera sido yo ya estaba camino a esa barra. ¡Vamos! Yo me entretengo por aquí. Hay mucho famoso. Os dejo la casa sola… - Hel sonreía mientras guiñaba el ojo izquierdo y me daba leves codazos.

-Enserio, cállate Hel. – La exigí.
-Bueno, tú verás. De esas fotos depende tu ascenso.

Hel se dio la vuelta y guardó su cuaderno en el bolso. La miré y puse los ojos en blanco.

Miré a los dos chicos que estaban hablando mientras esa chica tan preciosa permanecía sonriente mirando a Harry.

Pobre ingenua. Ese chico solo la querría para acostarse con ella y olvidarse. Al igual que lo que estaba intentando Zayn conmigo.

De nuevo miré a Hel. Estaba abriéndose paso entre esa gente. Iría a por una bebida.

-¡Espera, Hel! – La grité.

Ella se giró y me miró.

-Está bien. Aceptaré esa copa…

Hel sonrió y volvió a sacar su cuaderno mientras nos acercábamos a ellos dos.

-¿Ya os habéis decidido? – Preguntó Zayn.
-Sí.

Giró algo la cara para que le comunicase mi decisión.

-Una sola copa, ¿vale? – Le contesté.

Él sonrió y chocó la mano con Harry que sacudió su pelo e intercambió algo de información estratégica con esa chica mientras yo sacaba la cámara.

¿Así serían todas las fotos que sacarían todos los periodistas? ¿Todo montajes y por beneficios? Seguro. Yo era la primera vez que hacía algo de este tipo, pero seguramente que fuesen así todos.

Pulsé el botón de la cámara y se encendió. Me adentré algo más entre la gente para que la foto pareciese más real. Harry me miraba y estaba esperando a que yo le diese el ok para besar esa chica.

Levanté mi dedo pulgar entre la multitud y éste cogió a la preciosa modelo por la cintura y la arrimó hasta su torso mientras la retiraba su moreno y perfecto pelo de la cara y la cogía de su cuello para él.

Clic. Foto.

Después se acercó a sus labios lentamente.

Clic.

Y por fin la besó. Los dos fingieron disfrutar de ese beso, el cual, en verdad, no me cabía duda que sería el primero del inicio de una larga relación de noche. Ese chico conseguiría su objetivo y esa chica caería en su cama en menos de media hora.

Un montón de fotos hizo que apagase mi cámara y me acercase a ese tal Styles que estaba a la izquierda de Hel.

-Hecho. – Dije cuando estaba al lado de mi amiga.
-Genial. Yo apunté cada detalle.

La sonreí.

-Gracias, Harry. – Le dije cuando soltó a esa modelo que permanecía a su lado.
-Un placer. – Me sonrió. - ¿Tienes algo que hacer esta noche, preciosa? – Harry se dirigió a Hel.
-¿Yo…o? – Hel tartamudeaba. Estaba realmente nerviosa. Harry Styles se la estaba insinuando.
-Sí, tú.

El chico mostró su perfecta sonrisa y ella se ruborizó.

La modelo morena se mantenía detrás de Harry asomándose por la espalda de este chico para mirar con quien estaba hablando. Ella resopló.

-Dudo que quiera algo más contigo, cielo. Lo siento…

Zayn apareció a su lado y le dijo eso. La chica resopló mas fuerte aún y se dio media vuelta con los ojos algo inundados. ¿Eso haría con Hel? ¿La dejaría sola si encontraba a alguna chica mejor en esa fiesta?

-Hel… - Dije dirigiéndome a ella. Pero demasiado tarde.

Harry ya la estaba rodeando con su brazo la cintura y comenzando a andar. Ella se giró cuando me escuchó exclamar su nombre. Me  giñó un ojo y, con una sonrisa de oreja a oreja, me levantó el pulgar.

-Dios mío, en qué lio se está metiendo. – Musité.
-¿Y mi copa? – El famoso apareció por mi espalda.
-¿Y mi amiga? Tu amigo se la va a tirar y se olvidará de ella.
-¿Qué más te da a ti eso?
-¡Mi amiga es muy ingenua!
-Y tu una chica dura. Anda, déjala que disfrute. Harry sabe cómo manejar a las mujeres.
-¿Con diecinueve años? – Exclamé haciendo gestos con las manos.
-Tiene una lista más larga que tú en toda tu vida.

Le miré y le mandé una mirada furtiva.

-¿Tú que sabes?
-Pareces una estrecha. Ni si quiera me aceptas una copa.
-Imbécil.

Zayn me besó la mejilla.

Esta directamente ardió. Se puso roja. De repente, comencé a tener muchísimo calor y sentir necesidad de coger aire. Mi mejilla me ardía.

-¿Quieres tomar esta copa en tu casa? – Preguntó.
-¿Pretendes que te lleve a mi casa? – Le pregunté incrédula.
-Preciosa, no quieras que la primera noche ya te lleve a mi casa. No suelo llevar a chicas a mi casa y menos a una que intentaba sabotear mi fiesta y las de mis amigos haciéndonos fotografías.  

Fruncí el ceño.

-No pienso llevarte a mi casa, Zayn. Por muy famoso que seas, entiende que no te conozco.

El se encogió de hombros y volteó su labio inferior a la vez.

-Está bien. Entonces, te llevaré a un hotel.
-No. – Me negué. – Una copa y punto.
-¿Aquí?
-Sí. Ese era el trato.

Zayn resopló y se dirigió a la barra. Yo le seguí vagamente hasta que me puse a su altura. Estaba cansada ya de ese vestido tan abombado.

-Por favor, un tequila y… ¿Qué quieres de tomar? – Preguntó Zayn.
-Una pepsi, por favor.
-¡¿Pepsi?! – Exclamó.
-¿Sí…? - Levanté una ceja.
-¿Estás loca?
-Zayn, yo no bebo.
-Te dije que invitaba a una copa, no a una pepsi.
-Si quieres me la pago yo.
-Dos tequilas, por favor. – Zayn me ignoró.

Puse mis ojos en blanco de nuevo.

-Eres demasiado quisquillosa. La vida te irá mal sino. – Dijo Zayn mientras daba un trago a su tequila ya servido.
-Tú que sabrás. Jamás podrás ver la vida real. Tienes la vida resuelta.

Zayn me miró mientras tragaba. Abrió sus ojos y encogió los hombros.

-Eso piensas tú. Mi vida no es tan fácil como tú crees.
-Tienes todo el dinero del mundo, tienes a todas las chicas del mundo, tienes todo lo que quieras. ¿Qué vida es mejor que esa?
-No te tengo a ti. – Zayn soltó esa frase y sonrió agitando de nuevo su mano y aspirando aire.

Yo, debí ruborizarme. Mis mejillas de nuevo ardían.

-Será mejor que me vaya ya a casa. – Dije dándole un trago amargo al tequila dejándole por la mitad. Agité mi cabeza para quitarme el mal sabor de lo que acababa de beber.

Los nervios me habían traicionado y necesitaba abandonar ese lugar. No  quería ser una de esas chicas que caían rendidas en los brazos de esos chicos, que parecían ser todos iguales.

-¿Ya? – Dijo viniendo detrás de mí.
-Sí. Es tarde, mañana trabajo.
-Ah, claro. Tienes que revelar las fotos que hiciste hoy GRACIAS A MÍ.

Me paré en brusco y le miré.

-Sí. Y muchas cosas más.

Continué abriéndome paso entre esa gente hasta que llegué a la puerta donde respiré algo más de aire. Mis mejillas lo agradecieron.

-Espera. – Zayn venía detrás de mí.
-Ya tuviste tu copa. Déjame irme a casa.
-¡Espera! ¡Ven! – Zayn me empujó del brazo metiéndome de nuevo en el establecimiento. –Déjame que te lleve a tu casa.
-¿Estás loco? No pienso montarme en un coche contigo.
-No pienso hacerte nada. Además, dudo que te quieras ir a buscar un taxi a estas horas con esos zapatos de tacón que te estarán destrozando y ese abultado vestido, ¿no?

Le miré mientras sus ojos color miel me miraban de forma penetrante.

Sonreí débilmente aceptando. Él me devolvió la sonrisa.

Atravesando de nuevo esa gran multitud, nos dirigimos a una puerta trasera la cual nos llevaría al parking privado donde estaría su coche. 



4 comentarios:

  1. PER-FEC-TO
    No hay otra palabras salvo esa, es genial, me encanto.......
    Pobre Heli, espero que no la utilice jejejeje
    Y Zayn..... *_______*
    El capítulo estuvo genial, en enganche desde el primero y sólo vamos en el segundo.....
    ¡Sube pronto, besos! <3

    ResponderEliminar
  2. madre madree!! soy como esa chica tuu!! m piden una copa o algo y le miro con una cara d asco aunq a ver.. si ese alguien fuera zayn pues.. la cosa cambiaria obviamente1! madre tiiaa!! increible!! y harold con hel.. puff este harry esta mas loco q too1 xd m da la sensaciond q voy a amar esta novelaa!! cuanod toca la d liam por dioss!! cuando la hagas m volvere LOQIIISIMAA!! jaja te quieor princesa :))

    ResponderEliminar
  3. Perfecta soy nueva en esta paguina y ya la amo

    ResponderEliminar