domingo, 2 de junio de 2013

Capítulo 20.

Narra Zayn.

-¿Listos? – Gritó Liam.
-Sí. – Contestamos a unísono, todos.
-¡¿Listos?! – Repitió.
-¡SÍ!

Ambos nos abrazamos y nos deseamos suerte.

Los  músicos empezaban a tocar sus instrumentos, las luces acababan de apagarse. Las fans gritaban como locas.

Coloqué mi pinganillo y suspiré intentando convencerme de que ellas estarían ahí, que todo saldría genial y que cuando saliese, las encontraría.

Me coloqué en el cuadrado de la plataforma que segundos más tarde subiría al escenario. Aclaré mi garganta y miré a mi derecha donde se encontraba Harry.

-Van a estar. – Me gesticuló con la boca.

Le sonreí débilmente. No sabía si eso que me acababa de decir sería cierto. Sólo lo sabría cuando estuviese encima del escenario y lo viese con mis propios ojos.

Tres, dos, uno…

-¡Buenas noches a todos! – Niall gritó eso cuando aterrizamos en el escenario.

Las fans estaban como locas, saltando, gritando. Todo el estadio estaba con luces blancas.

Cogí aire y cerré los ojos para mirar a mi izquierda.

No había nadie. Era de esperar. Ellas no estaban ahí, posiblemente no viniesen.

Narra ______

Llegamos a la puerta, no se abría. ¿Quién demonios la habría cerrado? No podríamos entrar por otro sitio que no fuese ese.

-¿Puedo ayudarlas en algo? – Un hombre aparentemente de seguridad apareció detrás de nosotras.
-Por favor, abra la puerta. – Le rogó Hel.
-¿Quién son ustedes? – Insistió.

Hel le enseñó su pase vip. El hombre lo revisó y nos miró de arriba abajo.

Sonrió y buscó las llaves para encajarlas en la cerradura. La giró y nos dejó paso.

Ambas le sonreímos y comenzamos a andar por ese pequeño sitio que había a la izquierda del escenario, donde les veríamos de perfil.

Las dos empezamos a mirarles. Deberían de llevar algunas canciones, pues estaban ya algo sudados.

Zayn no miraba y parecía desganado. ¿Se pensaría que no vendríamos? Estaba nerviosa. Necesitaba hacer algo para que él me viese, pero la música estaba demasiado alta como para que solo con mi voz  pudiese alertarle.

-¡Al fin estamos aquí! – Gritó Hel mientras yo miraba a Zayn.
-Sí. – La contesté.

Miré a Hel que estaba sonriente bailando las canciones junto a ellos.

Niall miró hacia la izquierda.

Comencé a saltar inmediatamente para que ese chico nos viese y avisase a Zayn.

Él sonrió y se acercó disimuladamente a Zayn y a Harry, que casualmente estaban juntos.

Mientras Louis cantaba su solo, Niall les susurró algo a ellos dos, los cuales miraron ilusionados hacia nuestra dirección.

Niall nos sonrió y se alejó de ellos. Harry miró a Hel estirando sus labios, sin dejar mostrar sus dientes. Alzó la mano y la saludó. Ella hizo lo mismo.

En cuanto a Zayn, sus ojos se iluminaron. Sus labios mostraron una sonrisa de satisfacción, de alivio. Yo sonreía a la vez que él. Me encantaba esa cara, me encantaba esa sonrisa. Y lo mejor, esa sonrisa era por mí, gracias a mí.

~

Última canción y el concierto terminaría. Eran demasiado profesionales, demasiado. Había ido a fotografiar a muchos conciertos pero jamás me encontré con alguien que disfrutaba tanto de su trabajo como lo hacían ellos. Eran realmente cercanos, contactaban mucho con las fans, sobretodo Harry, cosa que a Hel no le gustó demasiado.

Zayn comenzó a andar hacia nuestro lado del escenario. Se agachó y me dio un pequeño toquecito en la nariz, guiñándome el ojo y sonriendo. Después se desplazó de nuevo hacia atrás y terminó de cantar junto a los demás.

Cinco minutos después, el concierto finalizó y los chicos se metieron para adentro.

-Ha sido increíble. – Comentó Hel.
-Lo ha sido. – Dije sonriendo.
-¿Has visto lo que te ha hecho Zayn? – Preguntó entusiasmada.
-Sí. – Le dije sonriente.
-Ese chico es un amor… - Comentó.

La sonreí y bajé la mirada ladeando la cabeza.

Los dirigimos al pasillo de nuevo, ahora iríamos hacia el camerino de los chicos para verles y felicitarles por el gran show que acababan de dar.

Narra Zayn.

Todos paseábamos por la parte trasera del escenario, chocando nuestras manos y sonriéndonos cómplices. Otro concierto genial. Las fans daban todo de ellas y todo esto salía increíblemente perfecto.

-Nos vamos a tomar algo, ¿os parece? – Sugirió Louis.
-Claro. – Contestó Niall.
-Yo ahora voy. – Añadí. – Iré un segundo al camerino, a por mí móvil.
-Y yo iré en busca de Hel. – Contestó Harry.
-Bien, os esperamos en la cocina. – Informó Louis.

Ambos les sonreímos y Harry fue hacia el final del pasillo, que lo comunicaba con el que seguramente estarían ellas.

Yo, sin embargo, Comencé a andar hacia la puerta de ese camerino. Pensando en que había venido. No me había fallado. Estaba sonriente, parecía feliz. Su sonrisa era increíble, esa chica era increíble.

Al fin llegué a la puerta, con mi mente en otro mundo. Tiré del pomo y se echó para atrás. Entré en la sala, pero algo me resultó extraño. Una silueta femenina estaba sentada en el sillón. Subí la mirada y di con ella: Era Carol.

-¿Qué haces aquí? – Pregunté enfadado.
-Zayn. – Ella se levantó y vino hacia a mí para abrazarme. Yo la detuve con los brazos. – Necesito hablar contigo. – Me rogaba.
-No tenemos nada de qué hablar. Será mejor que te vayas.
-No me pienso ir hasta que no me escuches. – Contestó ella.
-No tengo nada que escuchar de tu sucia boca, Carol.

Sus ojos comenzaron a enfurecerse. No entendía que la batalla por mí había terminado.

-Hay otra, ¿verdad? – Preguntó.
-Lárgate.
-Hay otra, ¿verdad?

Narra _____

-¡Hel, Hel!

El cuerpo de Harry venía corriendo en nuestra dirección, agitando la mano para que le viésemos.

-Hola, Harry. – Saludó Hel.
-Hola. – Añadí, sonriéndole. 
-¿Qué tal? – Preguntó el chico mientras pasaba su brazo por el cuello de Hel y le besaba la frente.
-¡Ha sido increíble! – Exclamó mi amiga.
-Sabía que os gustaría. – Contestó satisfecho Harry.
-Bueno, yo continuaré con mi búsqueda. – Musité yo. – Os dejaré solos.
-Zayn estará en ese camerino, dijo que iba a por el móvil.
-Gracias. – Le sonreí y comencé a andar en la dirección que me había indicado Harry.

Anduve hasta que la encontré la sala. Cogí aire y tiré de la puerta manteniendo la compostura.

-¡No pienso contestarte a nada! – El grito de Zayn hizo que me sobresaltase.
-¡Deberías! – Y de esa voz femenina me intimidó hasta consiguió achantarme.  

No podía ser. Pestañeé un par de veces y conseguí aclararme la mirada. Esa chica era Carol. Había conseguido entrar.

-Carol, asúmelo, te fuiste. Ahora ya no te quiero, olvídame. – Contestó Zayn.
-No pienso dejarte, te quiero. Aún te quiero. Me ha costado muchísimo venir hasta aquí. – Dijo ella.

Permanecía en la puerta, sin que nadie se percatase de mi estancia. Los demás chicos no estaban ahí.
Carol comenzó a acercarse hasta el rostro de Zayn. La mandíbula de éste estaba completamente presionada y sus ojos contenían furia.

Iba a acercarse a sus labios, iba a besarle. Tenía que hacer algo, no quería que lo hiciese. Él parecía no estar consciente de lo que la chica haría.

-¡Aléjate de él! – Exclamé. Aún no sé por qué, pero lo hice.

La chica dio un pequeño bote a causa de mi voz tan grave que me salió. Se giró y me miró a los ojos, los cuales también deberían de estar repletos de rabia. Zayn también levantó la mirada y abrió los ojos, no me esperaba.

-¿Quién es esa? – Preguntó con aires de superioridad la chica.
-¿Quién te crees tú para acercarte a él? – Dije aproximándome a ella.
-Caroline Stone, su novia. – Afirmó levantando algo la cabeza.
-¿Ah sí? Pues fíjate, pensaba que Caroline Stone era la chica que se había marchado a Nueva York en busca de fama, pero qué pena que tu carrera como modelo fracasase porque no llegabas a los requisitos necesarios.

Esa chica apretaba sus puños.

-Sólo le quieres por su dinero y por su fama, pero tranquila, esto se acabó. – Añadí acercándome a Zayn. – Él ahora es mío.

La chica me miró de arriba abajo y Zayn igual. Ambos me miraban sorprendidos.

-Es mentira, ¿no? – Preguntó, perdida.

Zayn me miró y dejó escapar algo de rabia. Pasó su mano por mi cuello y me arrimó hacia su torso.

-No, no lo es. - Contestó el con muchísima seriedad.

Sonreí al sentir su perfecto brazo rozar con mi cuello.

-Lárgate. Aquí no pintas nada. – Le dije.

Zayn me apretó más fuerte.

-¡Hey! – Liam, Louis y Niall entraron en el camerino.

Se quedaron perplejos al ver la escena.

-¿Qué haces aquí? – Preguntó sobresaltado Louis a Carol.

Ella sonrió maliciosamente y se acercó a él dándole dos besos en la mejilla. Louis ni si quiera se movió.
Fruncí el ceño, no entendía nada.

-Vine a hablar con él. – Añadió la chica.
-Creo que aquí sobras. – Contestó Lou.
-Tu madre se va a enfadar como te escuche hablarme así. – Añadió la chica, con esa sonrisa maliciosa que no se borraba de su rostro.

Louis la miró intentando controlar su rabia.

-¡LÁRGATE!  – Gritó. Acto seguido, golpeó con el puño en la puerta.

La chica soltó una carcajada y se colocó el bolso en el hombro, no se achantó de Louis.

-Será mejor que te vayas, Carol. De verdad. – Dijo amablemente Liam.

Carol miró a Liam.

-¿Pasa algo? – Paul apareció por la puerta.
-Acompáñala afuera, Paul. – Pidió Liam.
-Tranquilo, sé irme yo sola. – Añadió la chica.
-Hazlo de todas maneras. – Rogó Liam.

Paul asintió con la cabeza y posó su mano en la espalda de la chica. Ésta le pidió que no la tocase y abandonó la sala del camerino, aún con esa sonrisa realmente maliciosa.

Niall cerró la puerta y tomó asiento como todos, en el sofá. Yo me quedé en el mismo sitio que minutos antes estaba con Zayn, el cual me acababa de soltar para ir a sentarse en una silla de al lado del tocador.

Se sentó y apoyó sus manos en las rodillas, llevándoselas a la cara.

¿Qué les pasaba a todos con esa chica? Pensaba que sólo tenía obsesión con Zayn.

Comencé a pasar mi mano derecha por mi brazo izquierdo, confusa. No entendía nada.

-¿Qué coño hacía aquí? – Musitó furioso Louis, apretando sus manos entrelazadas hasta que se lo notaron las venas. Estaba muy rabioso.
-Esa chica nos quiere joder. – Comentó Liam.
-Ya lo hizo conmigo en su día. – Añadió Louis.
- ¿Qué paso con ella? – Pregunté confusa, perdida.


Todos me miraron. Pensé que esa pregunta había sobrado, pero necesitaba saberlo. Necesitaba saber quién era esa chica y por qué todos la tachaban de tan mala persona, ya no solo Zayn. 


5 comentarios: